Marzo 20, 2017

El Expreso
El tope a las importaciones hizo que el país se encareciera

En una década los precios de Ecuador se elevaron un 23 % en relación a los precios norteamericanos. Las empresas también perdieron competitividad
Es una sentencia de dos vías. Desde abril a junio próximo, la política de restricción de importaciones, que en los últimos años acompañó las decisiones de este Gobierno, deberá desmantelarse, pero a Ecuador le tocará enfrentar los rastros que dejó esta medida. Lejos de mermar el déficit de la balanza comercial, para algunos expertos significó un encarecimiento del costo de vida y una mayor pérdida de competitividad empresarial.
Los analistas lo explican a través de comparaciones. En la última década, sostiene Walter Spurrier, la restricción aplicada al producto foráneo y otras acciones como la consecuente alza de sueldos hicieron que los precios de Ecuador superaran a los de EE. UU. (un país también de economía dolarizada) hasta en un 23,2 %. El imponer cupos o gravar más tasas al producto de afuera hizo que las empresas incrementaran sus costos de producción y que el consumidor hallara en el mercado productos de mayor valor.
“Si el producto extranjero elevó sus precios, el producto nacional (por ley de mercado) trató de igualarlo. Por ende esta medida también tuvo su efecto en los precios del mercado interno”.
La incipiente baja en los precios internacionales del petróleo que amenazaba los recursos fiscales, fue lo que obligó al Gobierno en el 2013 a imponer con fuerza nuevas normas de calidad, cupos y salvaguardias a las importaciones, una decisión que tuvo como justificación la protección a la empresa nacional y que, tras su aplicación, el ministro de Industrias, Santiago León, le atribuyó el desarrollo de varios sectores industriales como el del calzado.
No obstante, según los expertos, esto se dio de forma relativa y no en todos los sectores. Muchas empresas se quejaron de la dificultad para trabajar y producir al ver cómo los insumos y los bienes de capital que debían traer de afuera también se encarecieron.
Según las estadísticas del Banco Central del Ecuador (BCE), solo en los últimos tres años, las importaciones del país bajaron de $ 26.447 millones a $ 15.550 millones. De eso, la adquisición de las materias primas descendió un 30 %, mientras que los bienes de capital un 41,4 %.
Pero Santiago Mosquera, profesor de Finanzas y Economía de la USFQ Bussiness School, aclara que aún es difícil determinar cuánto de esa caída estuvo directamente influenciada por el tema de salvaguardias y cuánto de eso se debió a la baja actividad comercial en el mercado. Lo que sí es un hecho cierto e irrefutable, sostiene, es la pérdida de competitividad empresarial.
Esta política de restricciones, unida a la sobrevaloración que sufrió el dólar frente a la moneda de otros países, también aportó para que las exportaciones ecuatorianas sean más caras. “Desde 2012 hasta 2016, ante el peso colombiano, por ejemplo, hemos tenido una apreciación real del 38 %. Y frente a Perú, del 21 %”. Es una situación que vuelve menos atractivo al producto ecuatoriano frente a la oferta de países competidores.
Según los expertos, con la llegada de un nuevo Gobierno, Ecuador tendrá el desafío de recuperar esa competitividad y sostener el equilibrio de su balanza comercial en los próximos años. Para ello, dice Mosquera, se debe trabajar en otros factores que ayuden al sector productivo. “Es cierto que el país cuenta con mejor infraestructura vial y aeroportuaria, pero en la ecuación de costos de las empresas, el factor laboral también es muy importante”. Y en eso, dice, todavía se debe trabajar.
La salida, insisten los gremios empresariales, no está en la aplicación de nuevas restricciones al comercio, sino en el fortalecimiento del sector productivo: con menos trámites e impuestos que pagar y más crédito para empujar sus emprendimientos.
El desmontaje de las salvaguardias, que el Ministerio de Comercio Exterior piensa ejecutar desde abril hasta junio de este año, genera la expectativa de un posible incremento de las importaciones, pero también de la posibilidad de que nuevas reglas puedan restringirlas. Sin embargo, los analistas creen que dentro de las decisiones fiscales esa estrategia no tendrá sustento. Según Mosquera, en una economía débil que para 2017 y 2018 se caracterizará por la baja demanda, la apertura de las importaciones no debe ser una amenaza para la balanza comercial.

El Comercio
Marzo 20, 2017
Financiamiento de las pensiones del IESS, una prioridad de los candidatos

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) es la aseguradora más grande del país. Da varias coberturas, pero la principal y más importante es garantizar una pensión mensual y vitalicia a sus afiliados. Sin embargo, desde el 2015 los aportes de los afiliados ya no son suficientes para pagar las pensiones. Para cubrir ese hueco financiero, la entidad viene echando mano de sus ahorros. En el 2015 el IESS preveía utilizar USD 16 millones de sus ahorros para cuadrar su presupuesto y el año pasado el monto subió a 1 589 millones. Para este año, desinvertirá un total de USD 1 753 millones. “Están minando el fondo de pensiones, que son las reservas para pagar las pensiones futuras de los actuales afiliados”, manifestó la exintendenta de Seguridad Social, Carmen Corral. Dos factores explican que el IESS esté tomando parte de sus reservas. El primero, según Corral, fue la decisión en abril del 2015 de eliminar, vía reforma legal, el porcentaje fijo del 40% de aporte del Estado para el pago de pensiones y establecer que contribuirá solo “cuando haga falta”. Con el cambio, la contribución del Estado se redujo de USD 1 266 millones presupuestados por el IESS en el 2015 a cero para este año. El segundo factor es la decisión del Consejo Directivo de la entidad de bajar el aporte de pensiones y subir los ingresos del seguro de salud desde noviembre del 2015. Al respecto, el IESS explicó, vía correo a este Diario, que la decisión se basó en un estudio actuarial de la firma Volrisk. La entidad enfatizó en que la distribución interna de los aportes solo es por cinco años y “logró extender hasta el 2021 la sostenibilidad del fondo de salud que estaba en déficit sin que se afecte la sostenibilidad del fondo de pensiones, que se mantiene al 2026”. Gracias a eso, detalló, se continúa con prestaciones de salud, se pagaron las deudas con clínicas privadas y se invertirán un total de USD 700 millones en nuevas unidades médicas entre el 2015 y el 2017. El exvocal del Biess, Omar Serrano, advirtió que a medida que pasan los años el IESS debe hacer frente a condiciones cada vez más complicadas por los cambios demográficos, crecimiento de la población de adultos mayores, caída en las tasas de natalidad, entre otros., por lo que acumular ahorros es una tarea fundamental. La mayor longevidad de la población es uno de los retos que se deberá hacer frente, porque significa que hay que pagar pensiones por un mayor número de años. También está la disminución de la natalidad. Cada vez se tienen menos hijos; es decir, a futuro habrá un número menor de afiliados que cubran las pensiones de los jubilados. Si en la actualidad siete afiliados pagan la pensión de un jubilado, en el 2020 seis lo harán y en el 2050 solo 3,4 afiliados lo harán, según informes actuariales de la entidad. Para el analista en temas de seguridad social Marco Morales, si bien la Ley dice hoy que el Estado aportará para el pago de pensiones cuando haga falta, cuando colapse la seguridad social no habrá presupuesto del Estado que pueda soportar ese pago porque en 10 años el país tendrá tres o cuatro veces más de jubilados que los que hoy existen. Las propuestas de los postulantes Alianza País considera que las pensiones se financian con más empleo y el aumento de la cobertura de la seguridad social. “Nuestro Gobierno garantizará no sólo el 40%, sino el 100% de las pensiones si es necesario”, manifestó su candidato Lenín Moreno, quien enfatizó que no privatizará la seguridad social. El candidato del oficialismo dijo que destinará USD 950 millones al año para subsidiar la afiliación de quienes más lo necesitan: trabajadores informales, jóvenes, voluntarios, artistas, adultos mayores. El candidato por Creo, Guillermo Lasso, promete, por su parte, una gestión técnica e independiente de la seguridad social. Ofrece restablecer el aporte del 40% al fondo de pensiones del IESS. Para asegurar la sostenibilidad del fondo también hará cumplir “de manera irrestricta” la ley para que el BIESS y el IESS rindan cuentas oportunas ante los afiliados y las autoridades de control. El candidato dijo que devolverá “el Fondo de Pensiones del Magisterio a sus legítimos dueños, recursos que fueron quitados ilegalmente por el correísmo”. El candidato de Creo también señaló que el Fisco pagará la deuda de USD 2 506 millones del Estado con el IESS.
El Universo
Marzo 20, 2017
Ministerio de Finanzas ofrece pagar a los maestros jubilados este mes

El ministro de Finanzas, Patricio Rivera, se comprometió este viernes en una reunión con dirigentes de varias agremiaciones a un pago escalonado de las jubilaciones que el Gobierno les adeuda a los maestros.
El presidente de la Coordinadora Nacional de Maestros Jubilados del Ecuador, Alfonso Yánez, informó que los pagos comenzarán a realizarse desde fin de mes.
Explicó que hasta el próximo 31 de marzo, el Ministerio pagará a los jubilados que tengan de 70 años de edad para arriba y a los jubilados con enfermedades catastróficas, terminales e invalidez.
Rivera ha dicho que para este primer desembolso Finanzas cuenta con $ 66 millones.
Yánez afirmó que un segundo grupo recibirá los pagos durante abril próximo y serán los jubilados desde 65 hasta 69 años; e indicó que luego se efectuarán los pagos a todos los maestros que se jubilen.
“Quedó claro que estos pagos deberán hacerse con dinero en efectivo, contante y sonante, nada de bonos ni de papeles. Además, el acuerdo al que se llegó ayer no fue verbal sino que quedó firmado entre las partes”, agregó Yánez.
La noticia fue recibida con una mezcla de entusiasmo y desconfianza por parte de los docentes, que aseguran que anteriores compromisos de pagos han sido incumplidos.
“Todo el tiempo nos ofrecen que mañana, que pasado, y nada. Y nuestros compañeros se están muriendo y llevándose a sus tumbas estos amargos recuerdos”, señaló la profesora Clemencia Oyague.
Y mientras los dirigentes de los maestros jubilados hablaban con el ministro Rivera, afuera de la cartera de Estado, un grupo lanzaba consignas y ensayaba una estrofa adaptada del tema del intérprete popular Gerardo Morán: “En vida que me pagaran, de muertos ya para qué, ya todo se han de llevar”, cantaban los manifestantes con voces destempladas, pero llenas de nostalgia.
Al plantón de los maestros se sumaron, luego de una marcha, delegados de los jubilados de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional. Su presencia, según explicaron, fue por lo mismo: para reclamar el pago de sus haberes. (I

El Expreso
Marzo 20, 2017
La industria de software crece el 17 % anual pese a trabas para internacionalizarse

La falta de crédito y talento humano, entre sus obstáculos
La industria de software demuestra su potencial con tasas de crecimiento que ascienden al 17 % por año, pese a que uno de sus pendientes es crear mayores capacidades para poder internacionalizarse. En 2015 este sector llegó a generar $ 45 millones en exportaciones, apenas un 0,2 % de todo lo que el país vendió al mundo en ese año.
La realidad de este sector se recoge en un estudio elaborado por la Escuela de Negocios (Espae). En él se busca ofrecer una orientación estratégica en la toma de decisiones para el desarrollo de este sector que en el país está conformado por unas 700 empresas.
Según este estudio, Ecuador aún reporta el segundo valor más bajo en lo que se refiere a exportaciones de servicios de TIC (incluyendo software), un resultado que contrasta con el dominio que en la región tienen Brasil, Argentina y Costa Rica. Esta desventaja, según se explica, está dada por los obstáculos que continúa afrontando esta industria, aun cuando la importancia de las TIC consta en la planificación pública.
Estas trabas están relacionadas a la poca disponibilidad de talento humano, a la falta de financiamiento y a un ambiente poco atractivo para invertir y crear más negocios.
Entre las debilidades que se apuntan al sector están la mínima experiencia de cooperación y asociación con las empresas, universidades y con el Gobierno, además de la escasez de centros de transferencia tecnológica y el poco conocimiento de las necesidades y tendencias del mercado internacional.
Son falencias que se sugiere pulir para entrar con fuerza a un mercado que mundialmente crece en demanda. Para este año, las proyecciones para el sector indican que se estima en un 2,9 % el aumento del gasto mundial en TIC, con una mayor inversión en software y servicios informáticos.
A nivel mundial, el gasto en software y servicios informáticos suma 1,2 billones (80 % en América del Norte y Europa). En Ecuador la industria factura $ 500 millones.