Febrero 24, 2017

La Hora

Un incremento en el PIB permitirá más deuda

Analistas aseguran que esta subida no tiene una justificación técnica en este tiempo de crisis.

En el último reporte del Ministerio de Finanzas, la deuda pública en cifras reales subió; sin embargo, porcentualmente, el índice se redujo en comparación al Producto Interno Bruto (PIB). Esto, en la práctica, permite que el Gobierno se pueda endeudar en un monto mayor.

Si bien cada año se realiza un ajuste en el monto del PIB, analistas advierten que en 2017 estaría “inflado”.

El reporte a diciembre de la Cartera muestra que la deuda agregada fue de 38.136 millones de dólares, lo que representaba un 39,6% del PIB. Para el reporte de enero, la deuda total subió a 39.382 millones, pero el porcentual bajó a 39,1%. ¿Qué sucedió? La respuesta es simple: en el cambio de año fiscal, de 2016 a 2017, el PIB se incrementó de 96.217 a 100.598 millones, lo que provocó una variación en el cálculo porcentual de la deuda pública.

Para el director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), José Hidalgo, esta operación responde a un cálculo que intenta cuadrar las previsiones de crecimiento del Gobierno saliente, al final de este año.

“Dicho de otra forma, las proyecciones del Banco Central apuntan a un crecimiento de economía que no coincide con las previsiones de los organismos internacionales”, agrega Hidalgo y explica que no existe lógica para este incremento en el PIB. “Tuviera lógica si estuviéramos en una época de crecimiento económico y no de recesión. Por tanto, ese salto que muestra el PIB no es realista”, dice.

Coincide con este planteamiento el director del Observatorio de la Política Fiscal, Jaime Carrera Andrade. “No hay razón técnica por que el Gobierno esté asumiendo que la economía va a crecer. Debería proyectarse en función de la realidad el país. El PIB debería ser menor o al menos similar al del año pasado, no crecer”, dice.

El cálculo del Gobierno

Hasta el cierre de esta edición, el Ministerio de Finanzas no se pronunció respecto a este tema; sin embargo, en varias ocasiones las autoridades del frente económico estatal han dicho que para efectos de la deuda pública se deben considerar los montos consolidados; es decir, aquellos que excluyen lo adeudado desde el Estado con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), la deuda estatal con los gobiernos locales y las operaciones de corto plazo entre la Cartera de Finanzas con el Central.

Considerando estas cifras, la deuda pública consolidada pasó de 26.810 millones en diciembre de 2016 a 27.509 millones al cierre de enero pasado. Lo que representa el 27,9% y 27,3%, respectivamente, en relación al PIB. Con cifras del Ministerio de Finanzas. (LGP)

Deuda no contabilizada

El crédito otorgado al Gobierno desde el Banco Central se incrementó a 4.846,6 millones de dólares al 13 de enero de este año; es decir, 3.537 millones más que en diciembre de 2015.

El crédito obtenido a través del Central no está considerado dentro del cálculo de la deuda pública por tratarse de operaciones de corto plazo. El saldo de estas operaciones, ya representa el 4,9% del PIB de 2017, según las proyecciones del Central.

Cifras:  39,6% del PIB era la deuda en 2016.

39,1% fue en enero de este año.

 

 

La Hora

Febrero 24, 2017

El cambio de la matriz productiva no ha ampliado la producción

 

La meta del Gobierno fue que para 2017 el PIB industrial alcanzara el 14,5%, pero promedia el 12,5%.

El cambio de la matriz productiva, planteada por el Gobierno, ha buscado diversificar y añadirle valor a la producción y las exportaciones ecuatorianas, en razón de que hemos sido históricamente productores de materias primas. Sin embargo, los ingresos nacionales siguen dependiendo fuertemente de materias primas, como el petróleo.

La medida del cambio productivo está en observar la evolución de las exportaciones industrializadas no tradicionales, que pueden ser textiles, concentrados de frutas, aparatos electrónicos o vehículos.

La meta inicial del Gobierno fue que para 2017 el PIB industrial alcanzara el 14,5%. En 2007 ese indicador estaba en el 13,7% y desde 2013 promedia los 12,5%, es decir, no hubo avance en la estructura productiva del país en la última década.

Según Vicente Albornoz, decano de la facultad de Economía de la Universidad de las Américas (UDLA), entre 1990 y 2008 las “exportaciones manufacturadas no tradicionales” crecieron a un promedio de 18% anual, pero luego crecieron más lentamente hasta 2012, un 6% anual, para finalmente comenzar a retroceder desde esa fecha. Es decir, las exportaciones con valor agregado crecieron tres veces más durante los 18 años anteriores al Gobierno de Rafael Correa, y su aporte a la riqueza nacional ha decrecido en los últimos años.

Este descenso se ve reflejado en el porcentaje de valor agregado que las industrias manufactureras dan al PIB, que pasó del 9,1% en 2008 al -0,9% en 2015. Esto como efecto de la menor actividad económica y la menor inversión productiva debidas, entre otros factores, al peso de los impuestos y al constante cambio en las reglas del juego (más de 10 reformas tributarias).

Según Juan Fernando Carpio, catedrático de la Universidad San Francisco de Quito, el Gobierno debe eliminar impuestos que estrangulan a las empresas incluso desde antes de esta crisis, por ejemplo el anticipo al Impuesto a la Renta. “El país necesita también un Código de Empleo en reemplazo del actual, de inspiración marxista”, apuntó.

Exportadores primarios

El petróleo, junto a productos sin procesar, como café o banano, representa más del 60% de nuestras exportaciones y durante la última década esta estructura no ha hecho otra cosa más que consolidarse.

Según Gabriela Calderón, analista del Cato Institute, “el cambio de la matriz productiva no puede darse por decreto”. “Estabilidad en las leyes y un ambiente de libertad económica y social permiten que la iniciativa privada impulse el crecimiento, y no un estado centralizado y planificador”, opina.

El déficit de la balanza comercial no petrolera por el incremento de las importaciones, sobre todo de bienes de consumo, es un indicador. En 2016, este déficit llegó a superar 1.700 millones de dólares. Lo que significa la profundización en dos características que hacen más vulnerable a la economía ecuatoriana: dependencia del petróleo y menos dólares circulando en el mercado.

Hace más de dos semanas, La Hora solicitó oficialmente una respuesta o una posición al Ministerio Coordinador de la Política Económica y al Ministerio de Finanzas, sin que haya llegado una respuesta hasta el cierre de esta edición. (JS)

Exportaciones industrializadas como porcentaje del PIB

2007:27,5%

2008:28,2%

2009:26,2%

2010:25,8%

2011:28,5%

2012:28,9%

2013:27,3%

2014:24,9%

2015: 25,3%

 

El Comercio

Febrero 24, 2017

¿Quién ganó más con el oro, el Central o Goldman Sachs?

 

El oro que estuvo en manos de Goldman Sachs por casi tres años regresó a las reservas ecuatorianas el pasado martes 21 de febrero, según información del Banco Central del Ecuador (BCE). Se trató de una inversión realizada a finales de mayo del 2014 por el Central en Goldman Sachs y que fue paralela a un crédito otorgado por ese mismo banco norteamericano. El préstamo fue dado a conocer en junio de ese año por el Banco Central, que informó que el Ministerio de Finanzas “se benefició” de un crédito por USD 400 millones a una tasa del 4,3% anual. Analistas económicos sostienen que las dos operaciones están relacionadas y que faltó más transparencia por parte de las entidades involucradas sobre los términos y condiciones de la transacción. Existen diferentes posiciones sobre cómo se beneficiaron de la operación Goldman Sachs y el Estado ecuatoriano. La gerenta del BCE, Madeleine Abarca, defendió la operación y señaló que la ganancia que obtuvo el país “demuestra la decisión acertada de haber invertido, por primera vez, este activo en instrumentos rentables y seguros; en contraste con mantenerlo inmovilizado en bóvedas”. La inversión representó para el BCE un rendimiento de 85 puntos básicos por año; es decir, USD 14,3 millones en total. Por el crédito, el Ministerio de Finanzas debía pagar USD 17,2 millones anuales por intereses, es decir, USD 51,6 millones por los tres años. El Gobierno sostiene que ambas operaciones son diferentes. Pero Pablo Beltrán, experto en política pública de la Universidad San Francisco de Quito, sostiene que la operación fue poco beneficiosa para el país, debido a que por la inversión de oro obtuvo USD 14,3 millones, pero debió pagar intereses por USD 54 millones. “Se pagó mucho más de lo que se recibió, hay un saldo desfavorable”, añadió. Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal, señaló que el banco estadounidense fue el principal ganador debido a que se benefició por dos vías. La primera fue el cobro de intereses por el préstamo al Gobierno, mientras que la segunda fue haber recibido un oro caro y devuelto uno barato. En esa época, la onza rondaba los USD 1 300 y el 21 de febrero, día de la devolución, rondó los USD 1 235. Acosta Burneo señaló que por esa variación de precios del metal el banco de inversión ganó USD 29 millones. “Goldman Sachs recibió un oro cuando estaba caro, pero la apuesta de la entidad fue que el precio del oro iba a bajar. Recibió oro caro, lo vende en el mercado y al momento de devolver el oro está mucho más barato”, explicó. Ramiro Crespo, presidente de Analytica Securities, sostuvo que la operación sirvió para conseguir financiamiento en una época en la que los mercados internacionales estaban cerrados para el país debido a la declaración de moratoria de deuda en el 2009. “Ecuador decidió arrendar el oro a cambio de un rendimiento”, dijo Crespo. Consideró que en ese entonces no estaba permitido que el BCE preste dinero a Finanzas, por lo que el oro fue utilizado como colateral para conseguir liquidez a favor del Fisco. Además, el analista compara la operación que se realizó con Goldam Sachs con los créditos atados a preventas petroleras que el país ha recurrido en los últimos años para conseguir financiamiento. Fausto Herrera, exministro de Finanzas fue una de las autoridades que estuvo a cargo de la operación. Semanas atrás explicó a este Diario que para que el oro retorne a las reservas del país -que están en bóvedas de Suiza- el Gobierno debía pagar el crédito a Goldman Sachs e iniciar un proceso de desinversión en esa entidad. También sostuvo que, al ser dos operaciones financieras diferentes, tenían distintas fechas de vencimiento. El crédito con Goldman Sachs vencía a finales de enero y ya se pagó, dijo el ministro de Finanzas, Patricio Rivera. La exministra de Finanzas, María Elsa Viteri, coincidió con el criterio de Crespo y sostuvo que esa operación se efectuó debido a las condiciones del momento y a las necesidades del país. Según el BCE, Goldman Sachs entregó las 465 619 onzas de oro, en las mismas características pactadas: 99.9% Good Delivery (certificado de calidad de los lingotes de metales como oro o plata) en el Banco de Pagos Internacionales, que mantendrá la custodia del oro monetario a nombre del BCE.

El Telégrafo

Febrero 24, 2017

Asociaciones solicitarán que se amplíe el área permitida para la siembra de banano

 

El sector dice que el crecimiento en superficie y producción de sus principales competidores, como Colombia, Costa Rica y Guatemala, le resta al país competitividad en el mercado mundial. Redacción Economía Evitar que el país pierda más competitividad en el mercado mundial, aumentar su producción y generar nuevas plazas de trabajo son tres de las principales razones que las asociaciones de productores y exportadores de banano esgrimen para solicitar una reforma a la actual Ley y Reglamento Bananero.     Para ello, la Asociación de Producción, Comercialización y Exportación de Banano (Acorbanec), la Corporación Regional de Bananeros Ecuatorianos (Agroban), la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE) y otros gremios trabajan en el análisis de las propuestas que presentarán a las autoridades correspondientes.      Richard Salazar, director ejecutivo de Acorbanec, considera necesaria una reforma integral a la normativa bananera que se ajuste a la realidad del negocio.      “Eliminar toda la parte sancionadora, la parte restrictiva y fomentar más la producción, que es lo que se aspira realmente. (Por ahora) trabajamos en una recomendación de una nueva política bananera” que será entregada a este o al nuevo Gobierno, indicó. Uno de los principales requerimientos del sector será el permiso para sembrar nuevas hectáreas de la fruta, ya que la normativa vigente lo prohíbe desde 1996, comentó Salazar, tras acotar que Santa Elena tiene zonas “ideales para el cultivo de banano”. Explicó que la ley se expidió porque hace 20 años había una saturación de plantaciones, con bastante fruta, que desequilibró el mercado. “Cuando se puso la prohibición  habían cerca de 130.000 hectáreas de banano, pero en 2010 se registraron cerca de 210.000, casi la mitad de la oferta exportable era de plantaciones nuevas, que se las registró a través del Código de la Producción, ya que se hizo una reforma a la ley que permitía inscribir las nuevas siembras”, recordó. Gustavo Marún, presidente de Agroban, comentó que en la actualidad el sector bananero tiene una ley que lo regula con una serie de reglamentos que convierten a la actividad en una tarea complicada. Mencionó que debido a que el país trabaja con una moneda dura, compite con países absolutamente devaluados y con costos más bajos, la situación amerita que se revise la normativa porque cada día el sector pierde competitividad. “Guatemala ha crecido en hectareaje de producción; Costa Rica en productividad; Colombia en área, y con su plan de desarrollo agrícola  nos vemos amenazados. Geográficamente están en mejor posición que nosotros para ofertar sus productos al mundo. La venta de banano orgánico peruano también crece y nosotros estamos imposibilitados, por la ley, a seguir sembrando; entonces cada día que pasa perdemos más espacio en el mercado mundial”, dijo Marún. Otros temas que analizan son el de fomento productivo, certificación de las plantaciones de los productores, y financiamiento para capital de trabajo y activos fijos en las fincas bananeras, sobre todo de los pequeños productores. Marún acotó que en estos días se estudian las reformas, las cuales se presentarán en la Mesa Técnica de Banano de este o del nuevo Gobierno Nacional. Al respecto, Carol Chehab, subsecretaria de Comercialización del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), mencionó que si el sector bananero requiere un cambio en la ley debe primero llevar sus propuestas a la Asamblea Nacional porque esto no es una decisión del Ejecutivo, sino del Legislativo.   Datos del Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (ProEcuador) indican que el 30% de la oferta mundial de banano proviene de Ecuador. Productores no desperdician la sobreproducción Desde hace dos semanas, 199 productores bananeros del cantón Milagro (Guayas) se benefician con un Centro de Maduración, que se entregó a través del Proyecto de Innovación Tecnológica, Participativa y Productividad Agrícola (Pittppa). La infraestructura, que está ubicada en la parroquia Mariscal Sucre, sector Los Chirijos, ayudará a los agricultores a potenciar su producción y mejorar la cadena de comercialización. Además, reunirá el excedente de la producción de pequeños bananeros para que compitan en cantidad y calidad. El representante de la Asociación de Productores Los Chirijos, Julio Vásquez, manifestó que el Centro de Maduración de Banano permitirá acopiar la fruta que no alcanza a comercializarse a las exportadoras y negociarla en el mercado local a un buen precio. Chémel Paladines, gerente del Pittppa, dijo que la obra es “parte de una red de centros de maduración que se han construido en el país con pequeños bananeros y que sirve principalmente para complementar el desayuno diario en las escuelas”. Para el ministro de Agricultura, Javier Ponce, esta maduradora “es un complemento a su actividad y estoy seguro de que van a saber aprovecharla”. El proyecto cuenta con una infraestructura que comprende un área de procesamiento de 600 metros cuadrados, cámara de maduración de 350 metros con capacidad para 1.150 gavetas (100 bananos cada una), área administrativa y un generador de 100 kilovatios.