BOLETÍN 151.- ECONOMÍA: DEL DICHO AL HECHO, PRIMEROS 100 DÍAS

ECO. LUIS LUNA OSORIO – MBA                                AGOSTO 26 DE 2017

En las actuales circunstancias del Ecuador, en las cuales la Asamblea Nacional ha decidido autorizar el enjuiciamiento penal de Jorge Glas, Vicepresidente y hombre de la más absoluta confianza de Correa, posesionado nuevamente en ese cargo hace pocos meses por el Consejo Nacional Electoral, parece importante iniciar este boletín con esta frase de Simón Bolívar:

“El Vicepresidente debe ser el hombre más puro, la razón es que si el primer magistrado no elige un ciudadano muy recto, debe temerle como a enemigo encarnizado y sospechar hasta de sus secretas ambiciones…” [1]_/

LOS 100 DÍAS

El 24 de mayo de 2017, el licenciado Lenin Moreno, en su primer discurso como Presidente de la República, señaló los principales puntos de su accionar en el periodo 2017 – 2021, en los ámbitos político, económico y social.

En este Boletín hago un análisis de las ofertas en materia económica y de lo que se ha avanzado a ese respecto en los primeros 100 días, que han registrado un torbellino de temas y problemas políticos, como la molestia diariamente manifestada por Rafael Correa sobre la conducción del gobierno nacional, el retiro de sus funciones al vicepresidente de la República por parte del presidente Moreno, el hecho de que cada día más dedos apuntan a Glas como parte de un sistema nacional de corrupción o ineptitud en el manejo de los sectores estratégicos, el conocimiento público del increíble accionar de varios delincuentes que tenían la obligación constitucional de cuidar los fondos públicos y no lo hicieron, la difusión de normas aprobadas en la Asamblea que favorecen a los corruptos, la verificación de que lo de Odebrecht es “juego de niños” frente al festín petrolero decenal, la lucha de muchos dirigentes de AP por evitar que el dominó político les afecte, luego de ser partícipes directos de la “mesa servida” que tuvieron durante una década con los fondos públicos.

El análisis considera, como base, que las medidas de tipo económico gubernamentales deben ser tomadas previo un diagnóstico real de lo sucedido hasta el 2017 y considerando el entorno internacional para los años 2017 – 2021.

Sobre lo primero, el presidente ha reconocido que no ha habido la “mesa servida” que le ofreció Correa; que la deuda pública no era de 27 mil millones de dólares, sino de más del doble, que ha habido irresponsabilidad presidencial y que la corrupción ha campeado, al punto que Contralor, ministros y gerentes han fugado antes de que la justicia (si hay) les tome cuentas de sus actos ilegales.

El entorno es preocupante, porque durante los años 2017 y 2018 la economía mundial crecerá lentamente; Estados Unidos crecerá poco, sigue reacio a nuevos acuerdos comerciales, renegocia el NAFTA y tiene un mal presidente; Europa anda golpeada por el Brexit, el terrorismo y la inmigración desde África; el precio del petróleo posiblemente no subirá de 50 dólares, según el FMI el PIB de América Latina crecerá apenas 1% en 2017 y 1,9% en 2018, a Colombia le afecta negativamente en su economía la grave situación política de Venezuela.

Todo eso significa que el PIB del Ecuador no crecerá, al menos hasta el 2019, porque varios de los mecanismos que lo impulsan funcionarán a medio gas, la tasa de 2017 será negativa o casi cero (sobre todo si persisten los problemas políticos, que provocan incertidumbre en los actores de la economía)) y la de 2018 será apenas positiva. De allí que algunos analistas indican que este gobierno, en materia económica, será de transición, con cifras de PIB muy bajas.

Con esos antecedentes, formulo algunos comentarios respecto a los señalamientos iniciales del presidente Moreno y las acciones que ha realizado, todas ellas muy preliminares y que dejan al país todavía pendiente de la presentación del Plan de Desarrollo 2017 – 2021, que trazará el derrotero oficial.

DOLARIZACIÓN. Fortalecer la dolarización y no generar dudas al respecto, fue uno de los temas que más enfatizó el Jefe de Estado. “Impulsaremos todas las políticas y actividades que permitan sumar dólares a la economía”. [2]_/

 

La afirmación presidencial es muy positiva y además es fundamental para la propia estabilidad del gobierno. El impulso a las políticas apenas empieza, con los diálogos presidenciales con el sector privado y la creación del Consejo Consultivo, la invitación a la “minga agropecuaria”, el diagnóstico del sector petrolero y algunas medidas para recomponerlo; las manifestaciones ministeriales con respecto a que se tomará  medidas para favorecer la producción y la exportación; y, la planificación de misiones para mejorar las relaciones comerciales con Estados Unidos, impulsar el acuerdo con la UE,  fortalecer vínculos con otros bloques y países, buscar inversión extranjera.

 

Pero, hay decisiones y acciones contraproducentes: la manifestación de Moreno de que seguirá aplicando el socialismo del siglo XXI, el respaldo oficial a Maduro y su Constituyente, la presencia en puestos claves de los mismos funcionarios que no dejaron la “mesa servida”; el valor del Presupuesto 2017, superior al valor del similar del 2016, el inicio del cumplimiento de las costosas ofertas de campaña en tiempos de crisis reconocida, la demora en la presentación del Plan 2017 – 2021, que va a clarificar lo que quiere hacer el gobierno en economía.

 

MONEDA PARALELA. La posibilidad de una moneda paralela al dólar fue descartada por Moreno.

 

Después de muchos meses de discusión sobre la forma en que debe ser manejada la moneda electrónica y del peligro de que ella sea utilizada por el gobierno para emitirla sin respaldo en dólares físicos, fue importante la declaración presidencial. Así mismo, es valiosa la decisión de que la moneda electrónica sea administrada por la banca privada y regulada por el gobierno.

 

DEUDA. El Jefe de Estado dijo que buscará mejorar las condiciones de plazos e intereses del financiamiento hasta ahora conseguido. Esta afirmación apunta a una reestructuración de la deuda pública, especialmente la externa.

 

El presidente reconoció que la deuda pública superaba los 57 mil millones de dólares, contradiciendo una de las principales afirmaciones de Correa y señalando que se necesitará cerca de 10 mil millones de dólares anuales para cubrir el servicio de la deuda. Ese fue un paso positivo para avanzar en el tratamiento del tema. Pero, que se conozca, no se ha hecho lo urgente: formar el grupo negociador para la reestructuración de esa deuda, especialmente en lo externo, para diferir lo más que se pueda el pago y mejorar las condiciones diferentes al plazo, de los contratos previos.

 

AUSTERIDAD. El Mandatario anunció que firmará un decreto Ejecutivo de austeridad en el Gobierno. Y aseguró que “todo gasto, toda inversión, pasará por un filtro objetivo de necesidades ciudadanas”.

 

Para lo primero, se han dado algunos pasos, que en conjunto todavía no son significativos, pero que van en la dirección correcta; han servido, en lo político, para elevar la estima de la población por el presidente y sus decisiones.

 

El Presupuesto 2017 no es austero. La proforma del 2018 debería mostrar los rubros en los que se desea aplicar una real austeridad, especialmente en el gasto corriente, para no afectar demasiado a la inversión pública, que tiene que atender la finalización y avance de los proyectos en ejecución.

 

PRODUCCIÓN. Moreno dijo que creará un Consejo Consultivo Productivo-Tributario para trabajar en conjunto con el sector privado. “Vamos a respetar el acuerdo firmado con el sector productivo”.

 

El Consejo se halla funcionando, inicialmente con el vicepresidente a la cabeza y ahora dirigido por la Ministra de Industrias. El plazo para que presente sus propuestas era de 90 días y está próximo a terminar. Se espera que las ideas sean factibles y no choquen con aspiraciones de otros sectores, como el laboral. Algunas propuestas sobre impuestos son conocidas y deberían ser aceptadas por el gobierno, para su aplicación pronta o gradual, según convenga, de manera de no incidir negativamente sobre las finanzas públicas.

 

ALIANZAS. El Jefe de Estado dijo que las Alianzas Público Privadas no se darán sin la presencia de los empresarios. Lo mismo se aplicará para otros sectores, como el agropecuario o con los trabajadores.

 

El presidente anunció que van a suscribirse convenios para este tipo de alianzas. El Estado no tiene recursos para ejecutar megaproyectos estatales y es bueno atraer a la empresa privada; pero, hasta la fecha el gobierno no da señales de cambio de orientación política y económica y con ello será difícil conseguir que capitales nacionales o internacionales se arriesguen a invertir. Alianzas público – privadas con grupos de trabajadores o entes del área de la economía solidaria no tendrán el impacto económico y laboral que se necesita con urgencia.

 

EXPORTACIONES. El nuevo Gobierno impulsará las exportaciones con alto valor agregado. Si bien se debe seguir exportando los bienes primarios, también se debe impulsar los envíos industrializados.

 

Las realizaciones en este sentido han sido pocas y solo continúan labores anteriores, como la negociación de acuerdos comerciales con Corea del Sur y otros países. La decisión más importante es la apertura a negociar con Estados Unidos para no perder las preferencias del SGP. Otra decisión interesante es la de formar una Misión para ofrecer 29 proyectos a la inversión extranjera.

 

INTEGRACIÓN REGIONAL. Este tema se mantiene en la misma ruta del anterior Gobierno. La Canciller se reúne con los miembros de la ALBA para respaldar a Maduro y eso no va en la línea correcta. Hay que trabajar con los bloques regionales para robustecer la integración y crear nuevos espacios dentro de la Unasur y Celac. También hay que buscar líneas de acción en la CAN.

 

MATRIZ PRODUCTIVA.- El cambio de matriz productiva se mantiene en la agenda del nuevo Gobierno. Para el 2021, Moreno se comprometió a entregar un país con mejores resultados en los ámbitos interno y externo.

 

En este sentido, los megaproyectos de Correa no se hicieron, fracasaron o sirvieron para generar megacorrupción. Muestras claras de que el tiempo dio la razón a quienes nos oponíamos desde el principio al “Estado empresario” están en las obras de Odebrecht y su “nido de ratas” y en lo que mostrarán en su momento otros proyectos más grandes, manejados por delincuentes.

 

Por tanto, se reitera la propuesta con respecto a que si empresas privadas quieren avanzar en algún gran proyecto, que sean bienvenidas y se les facilite el camino para ejecutar sus obras y recibir los beneficios de su inversión; pero, que el Estado abandone la idea de tener en propiedad plantas de aluminio, refinerías, astilleros, siderúrgicas, farmo – químicas, etc.

 

De otro lado, que toda alianza público – privada sea materia de concurso público y transparente. El país está fuertemente golpeado por la corrupción del más alto nivel y el pueblo debe conocer cómo se hacen los negocios estatales, de la manera más transparente. Hay que endurecer los castigos a los corruptos.

 

EMPRESA. A los empresarios el presidente Moreno pidió hablar bien del país. “Queridos empresarios (…) Hablar bien de nuestro país. Es verdad que hay mucho que cambiar. Aquí está lo construido, con errores y aciertos”.

 

No basta con hablar bien del país. Los empresarios tienen la oportunidad de demostrar que está en ellos y no en el Estado la responsabilidad de generar inversión, producción, riqueza, empleo y exportaciones. Lo primero, para que el Ecuador cuente cada día con más recursos financieros para su desarrollo; lo segundo, para que los consumidores del país y del exterior dispongan de más productos competitivos de origen ecuatoriano; riqueza, para que haya la posibilidad de efectuar una consistente redistribución, que reduzca la brecha entre los que más tienen y los que no poseen nada o viven al día; empleo, para que la población tenga cada vez mayores y mejores oportunidades de vivir con base en su propio esfuerzo y no esperando de “papá Estado” la solución de sus problemas; las mayores y más diversificadas exportaciones hacia más destinos, para que el país disponga de suficientes divisas para satisfacer las necesidades de su desarrollo. En las exportaciones hay que hacer un esfuerzo especial, porque el Ecuador, debido al pequeño tamaño de su mercado interno en términos de población e ingreso per cápita, no garantiza ni lo hará por mucho tiempo, un desarrollo sostenido en los planos económico y social..
SI LE GUSTA ESTE BOLETÍN DIFÚNDALO;  SI NO DESEA RECIBIRLO, POR FAVOR, AVISE AL EDITOR  llunao@uio.satnet.net

 

NOTA: El 23 de noviembre próximo se presentará el Tomo II del libro: Lecturas de Macroeconomía, Desarrollo y Comercio Internacional, que contendrá los artículos 72 al 140 de este Blog.

Se ofrece para publicidad 8 páginas a color intercaladas en el texto. El precio es de USD 450 la página, pero se entregará 45 libros gratis. Llamar al 0999 726954 o escribir al correo. Por favor, regale estos libros en Navidad.

[1] _/ SIMÓN BOLÍVAR: Discurso a la Constituyente de Bolivia (1825). Citado en: Simón Bolívar, página 93, por Enrique Ayala Mora. Universidad Andina. 2004. Quito, Ecuador.

[2] _/ El párrafo sobre Dolarización y los siguientes que inician con negrilla son copia textual de la página 2 del Diario El Comercio de Quito, del 25 de mayo de 2017.