Agosto 8, 2016

El Telégrafo

Agosto 8, 2016

Ecuador perdió $ 9.000 millones por “choques externos”

El presidente de la República, Rafael Correa, señaló que el país ha perdido unos $ 9.000 millones en exportaciones debido a la “tormenta perfecta”, como ha denominado a las situaciones externas que han afectado a la economía ecuatoriana entre ellas el desplome de las exportaciones, la caída del precio del petróleo, o la apreciación del dólar. En una entrevista con periodistas extranjeros en el Palacio de Carondelet, el Mandatario aseguró que estos problemas causaron que el país pierda $ 7.400 millones en exportaciones, eso es el 7,4% del PIB en el 2015, y que ha esto se suma $ 2.000 millones más de pérdidas que se dieron en el primer semestre de 2016. “Perdimos $ 2.000 millones en financiamiento en 2015, ya vamos $ 10.000 millones de divisas que no entraron al país, unos 10 puntos del PIB en una economía dolarizada, porque frente a estos choques externos el instrumento más eficiente para contrarrestar estos problemas es el tipo de cambio que no tenemos”, señaló.

El Comercio

Agosto 8, 2016

Rafael Correa: No se aprovechó lo suficiente la Asamblea Nacional Constituyente de plenos poderes

El presidente Rafael Correa mantuvo una entrevista de una hora y media de duración, sin cortes comerciales, con los periodistas extranjeros Humberto Saccomandi, de Valor Económico (Brasil); Roberto Caballero, de Radio de la Plata (Argentina) y Patricia Lee Winne, de la agencia rusa Sputnik Mundo. El diálogo fue transmitido por canales públicos y oficialistas la noche de este domingo 7 de agosto del 2016. Ante la pregunta de Saccomandi sobre si podía hablar de algo de lo cual se arrepintiera, dijo que sería el no haber aprovechado más una Asamblea Constituyente de poderes absolutos y de haber apoyado a gente en ella que finalmente causó pérdidas de tiempo. También dijo que quedaba como un pendiente el tema de la desnutrición infantil, que no pudo eliminar y era uno de sus principales objetivos. Correa destacó que el oficialismo hasta el momento cuenta con tres posibles candidatos: él, su ex vicepresidente Lenín Moreno y su actual vicepresidente Jorge Glas. Según Correa, si las elecciones se realizaran mañana, cualquiera de los tres ganaría las elecciones en primera vuelta y el oficialismo también lograría la mayoría en la Asamblea Nacional. Pero agregó que aún falta mucho para las elecciones, que se harán en febrero del próximo año y, según su criterio, habrá “campaña sucia” que podría modificar las proyecciones. El diálogo, en su mayoría, estaba organizado por temáticas previamente establecidas, alrededor de la economía del país. Durante la charla, moderada por Martha Sandoval, Correa mencionó que la baja en los precios del petróleo y de otros productos de exportación como el atún, el camarón, la palma, etc. generó pérdidas en exportaciones que suman alrededor de USD 9 000 millones. También dedicó tiempo a defender la política económica del régimen en donde dijo que la mejor prudencia era una buena inversión. “Usamos hasta el último centavo de forma óptima”, dijo, y citó un ejemplo recurrente en sus entrevistas, discursos y enlaces ciudadanos: el del granero que en la antigüedad era una forma de estar listos para las vacas flacas, versus la inversión en infraestructura, que es lo que según su criterio debe hacerse en la actualidad. También defendió la forma en la que se ha manejado la economía porque considera que pese a “los factores externos” que han creado la “tormenta perfecta”, en el país no se producen cambios fuertes en la economía, por lo cual se mantiene la confianza de los agentes económicos. “Ecuador es una muestra de crecimiento aún en épocas complicadas”. Dedicó gran parte del diálogo a hablar de los “problemas externos” que enfrenta el país y afirmó que “la derecha y los medios de comunicación” los usa como argumentos para desprestigiar a los gobiernos progresistas en la región, lo cual incluye al suyo. Pero agregó que los éxitos son evidentes en temas como reducción de la pobreza. Citó el ejemplo de Bolivia, que según su criterio mantiene políticas similares a las de países de la región como Ecuador, y dijo que va a ser el país que más crezca este año. Saccomandi le preguntó si cabía hacer autocrítica, además de culpar a agentes externos, a los partidos de derecha y a la prensa por los problemas del país. El Presidente dijo que hacía autocrítica constantemente, aunque no mencionó ejemplos de errores cometidos pese a las repreguntas del periodista. Insistió en que eso es lo que ocurre en todos los países de la tendencia progresista en la región. “Hemos invertido más de USD 169 000 millones” mencionó, y aceptó que se debieron haber cometido errores, sin precisar cuáles. “Nos podemos quedar dos semanas hablando de los errores”, dijo, pero prefirió subrayar lo que consideraba aciertos, como la construcción de hidroeléctricas o de carreteras en el país. Según su criterio, los partidos de derecha en el país están muertos, pero acusó a la prensa “que considera que son parte de las tiendas políticas de esa tendencia” de ser “el enemigo mayor”. Correa evitó hacer críticas al Gobierno del presidente argentino Mauricio Macri, incluso en preguntas directas sobre sus políticas económicas o de derechos humanos. Lo que sí subrayó es su confianza y admiración por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en medio de los procesos legales que hay en su contra. También mencionó que el ex mandatario brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff “son personas honestas” y consideró injustas las acusaciones de las cuales son objeto. También se refirió a su propuesta de consulta popular para evitar que los funcionarios públicos contratados o de elección popular tengan dinero o empresas en paraísos fiscales, pues considera que estos “ayudan al oscurantismo fiscal” y sostiene que las funciones públicas deben ser transparentes. Correa defendió también el endeudamiento de Ecuador con China por una relación directa entre necesidades de ambos lados: era lógico complementar el financiamiento que China puede ofrecer con potencial energético ecuatoriano que China necesita, por ejemplo, en el caso de hidrocarburos.

El Universo

Agosto 8, 2016

Ecuador vuelve a balanza “azul” desde 2014

Ecuador cerró el primer trimestre de 2016 con una balanza de pagos de $ -90,67 millones, lo que revela un saldo menos negativo que el del primer trimestre del año pasado, que fue de $ -292,7.

Y la balanza comercial (que es la diferencia entre las importaciones y exportaciones) cerró con un saldo positivo de $ 20,3 millones. Se trata de una cifra superior a los $ -775,4 millones que hubo de saldo en igual periodo de 2015. Además es la primera cifra positiva de balanza desde el tercer trimestre de 2014, según las cifras del BCE.

Hay dos lecturas. Para el gerente del Banco Central, Diego Martínez, las cifras revelan una exitosa política externa del Gobierno que ha logrado controlar la salida de divisas. Para el presidente de Fedexpor, Daniel Legarda, el control restrictivo de las importaciones no son buenas noticias para la economía.

Los productores, comerciantes y exportadores se han quejado que entre los productos afectados por las salvaguardias se encuentran bienes de capital y materias primas esenciales para la producción.

De acuerdo con las cifras del Central, las importaciones se redujeron de $ 5.838,9 millones registradas en el primer trimestre de 2015 a $ 3.766 millones en el mismo periodo de 2016. Martínez explicó que uno de los factores que ayudó en este tema fue justamente la política de salvaguardias que evitaron la salida de divisas y cuidaron el régimen de dolarización.

En cambio, Legarda opinó que para equilibrar una balanza de pagos, la vía correcta no es la restricción de importaciones sino la promoción de exportaciones. Estas también cayeron de $ 5.063,5 en el primer trimestre del 2015 a $ 3.786,4 millones en igual periodo de este año.

Además confirmó que el Gobierno les adeuda a los exportadores unos $ 240 millones por el Drawback (devolución de impuestos). Al respecto, el ministro coordinador de la Política Económica, Patricio Rivera, aseguró el jueves pasado que se busca un mecanismo para financiar estas devoluciones, aunque reconoció que la coyuntura vuelve complicada la devolución de impuestos.

El Comercio

Agosto 8, 2016

Las sobretasas aún impactan en la industria ecuatoriana

 

La necesidad de contar con materias primas e insumos para la producción, porque estas no existen en el país o su oferta es reducida, es una de las principales razones por las que los empresarios solicitan el levantamiento de partidas del régimen de salvaguardias. El mes pasado, 24 federaciones y cámaras de comercio presentaron al Gobierno una propuesta para reducir las sobretasas en 380 partidas vinculadas con alimentos, equipos tecnológicos, maquinaria, insumos, entre otros ítems. Entre estos gremios existen altas expectativas, pues el Ministro de Comercio Exterior, Juan Carlos Cassinelli, anunció el pasado 26 de julio que se analiza un posible desmonte parcial de las salvaguardias. Andrés Robalino, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Cuenca, indicó que, por ejemplo, la sobretasa para carne de cerdo, de 40%, impacta en el sector de alimentos porque es una materia prima para fabricar embutidos. “Las grasas son indispensables para hacer embutidos. Imponer un arancel -adicional- afecta al costo de fabricación. Por supuesto que puede existir producción nacional, pero el Ecuador no satisface toda la demanda de estas materias primas y ahí es necesario un proceso de importación. Generalmente se traen de Chile estos insumos”, manifestó. Desde la Cámara, dijo, ha conversado con el Ministerio de Agricultura para trabajar directamente con los productores y brindarles asesoría para que generen lo que requiere el sector industrial en cuanto a calidad, cortes, entre otros. Sin embargo, este proceso todavía no se ha concretado. En Cuenca, el sector fabricante de embutidos genera unos 4 000 empleos directos e indirectos en proveedoras, distribuidoras, fabricantes, etc. Son seis empresas dedicadas a la elaboración de embutidos de las cuales cinco están afiliadas a ese gremio, explicó Andrés Robalino. Sin embargo, este no es el único sector por el cual se ha solicitado la desgravación. En total se trata de 70 partidas como equipos, piezas, herramientas, etc., con aranceles de entre 15 y 40%. Estas sirven como insumos para fabricar línea blanca, metalmecánica, muebles de madera, de metal, neumáticos, entre otros. Según la Cámara, ciertas partidas para la fabricación de estos dos últimos no se hacen, actualmente, en el país. Una situación similar la enfrentan los agremiados a la Federación Ecuatoriana de Industrias del Metal. Este gremio solicitó que se levanten los aranceles adicionales para productos de acero, así como para elementos complementarios entre los que están pasadores, remaches especiales o válvulas para la fabricación. En el listado, Fedimetal explica que la mayoría de los elementos son necesarios para el sector de la construcción como taladros, sierras, aparatos para soldar y cortar, etc., cuyo nivel de sobretasas difieren entre el 15 y el 40% vigente . Raúl Mendizábal, presidente del gremio, reconoció que hay otros productos que sí se fabrican en el país como vigas y varillas. Desde este gremio, que aglutina a 46 empresas nacionales, se explicó que algunas han tenido que cerrar y otras han reducido su producción debido a la coyuntura económica. Sin embargo, Mendizábal dijo que las que están operativas han seguido realizando inversiones, mejorando métodos de producción, entre otros aspectos. En el ramo textil también hay expectativas por el levantamiento de partidas. En el listado constan cámaras de comercio e industrias como las de Cuenca y Guayaquil que solicitaron la desgravación de productos como telas, anillos de parafina, botones de poliéster, maquinarias industriales… Javier Díaz, presidente de la Asociación de Industrias Textiles del Ecuador (Aite), indicó que desde hace más de año y medio ha venido solicitando al Gobierno la liberación arancelaria de partidas asociadas a maquinaria de confección. “Hay productos e insumos que actualmente tienen un 40% de sobretasa para el área textil”. Otros de los productos gravados son los acabados para textiles con 25% de sobretasa, las etiquetas con un 25%, entre otros productos.

El Expreso

Agosto 8, 2016

La obra pública agrieta a los seguros

La crisis económica tiene una cara oculta para los seguros. Por un lado, el negocio, como en general, todas las actividades del país están a la baja. No se contratan tantos seguros como antes y eso se refleja en una caída de las primas emitidas (las pólizas contratadas por los ciudadanos o los empresarios) de 21 millones de dólares a junio de este año (casi un -3 % frente a lo acumulado en el primer semestre de 2015).

Pero además las compañías que se dedican a asegurar obras públicas reciben golpes por los dos lados. La ley obliga a los contratistas que ejecutan los proyectos de las entidades públicas a contratar un seguro que garantice que la obra se cumplirá en tiempo y con buenos materiales y también que el anticipo entregado por el ente público se usará adecuadamente. Si no se cumple, la aseguradora paga al Estado, municipio, empresa pública, etc.

El catedrático en Derecho de los Seguros y autor del Manual sobre esa materia, Eduardo Peña, que se estudia en el país, explica cuál es el problema de los seguros de fianzas: su naturaleza. Por ley, es una póliza que se activa incondicionalmente, es irrevocable y de cobro inmediato. Eso significa que si el Estado, por cualquier razón considera que el contratista no está cumpliendo con lo pactado -así se deba a deudas del Estado con los proveedores, por ejemplo- puede activar la póliza. Y la aseguradora está obligada a pagar inmediatamente.

Sin excusas, sin condiciones, sin pedir documentación, y no puede negarse incluso si el contratista que debe pagar la prima mensual no está al día con la aseguradora. De hecho, la misma ley que impuso estos requisitos -la del Sistema Nacional de Contratación Pública de 2008- acepta que la entidad deba, antes de reclamar al seguro, demostrar su pérdida, es decir, especificar qué parte del contrato se ha incumplido para, al menos, calcular qué porcentaje del anticipo se ha usado y cuál queda debiendo. Pero no siempre cumplen con este trámite. Hacen el requerimiento y la aseguradora debe cumplir.

Esta indefensión, que finalmente se traduce en que la aseguradora debe repercutir sobre su cliente, el contratista asegurado e incumplidor, ante los tribunales para recuperar la cuantía pagada a la institución pública que ejecutó la garantía. Pero eso es un trámite largo y costoso. De ahí que, según admite el abogado y hasta hace una semana director de la Cámara de Compañías de Seguros de Ecuador, Luis Cabezas-Klaere, haya cada vez menos empresas que se dediquen a este ramo de seguros.

Por un lado, los montos contratados han caído como consecuencia del parón en la obra pública. Pero además, la ejecución incondicional de la garantía no convence tanto como antes.

En el país hay dos empresas que se dedican principalmente a este ramo -Seguros Confianza y Colón- pero otras 25 lo incluyen entre su oferta. El año pasado eran 27 y se negociaban 68,6 millones de dólares (a junio de 2015). Este año, en el mismo periodo, se ha contratado un 8,3 % menos, es decir, 62,9 millones de dólares. Y si las ejecuciones por incumplimiento van en aumento, entonces las cifras no cuadran.

Es la que encarga la ejecución de una obra pública o proyecto a un contratista. En la selección del mismo debe exigir que este tenga un seguro de fianzas. Las obras públicas siempre deben estar cubiertas por una póliza que garantiza el cumplimiento del contrato (por 5 % del valor del contrato) y por otra que cubra el buen uso del anticipo que entrega al contratista para iniciar los trabajos (por valor del anticipo). Si considera que no se cumple lo prometido, puede activar o ejecutar la garantía y recuperar el monto del seguro, con la mera notificación a la aseguradora.

Es la empresa adjudicataria del contrato de obra pública. Al firmar con la institución debe adjuntar la póliza de seguro de fianza que garantiza el buen cumplimiento del proyecto. Eso incluye terminar la obra en el tiempo pactado y con los materiales de calidad establecidos. Recibe los anticipos de la institución pública para ejecutar los trabajos. Además, es el que paga la prima del seguro, es decir, el que paga la cuota de la aseguradora para que cubra la garantía. Deberá responder ante la compañía de seguros si la institución pública activa la póliza y cobra la garantía por incumplimiento, incluso si este se debe a deudas de la misma institución.

La compañía de seguros es la que paga a la institución pública si el contratista no cumple el contrato de obra. Para ejecutar la garantía, basta con que el ente público haga un requerimiento o notificación y la aseguradora debe cumplir de inmediato, sin excusas y sin dejar sin efecto la póliza bajo ningún concepto. Si no lo hace entra en lista de morosos con el Estado. Eso incluye que si va a vencer la fecha del contrato y la entidad pública pide que la póliza se renueve, debe hacerlo o pagar la garantía, aunque el contratista ya no esté pagando la prima correspondiente. Es decir, no recibe la prima y conserva el riesgo. Después podrá reclamar al contratista y además, inicialmente, le exigirá una garantía.

15-08-2016

DIRECCIÓN El Instituto de Desarrollo Profesional (Idepro) organiza un taller para directivos en los que se impartirán los beneficios de delegar. El curso ‘Empowerment Empresarial: Aprendiendo a delegar’, durará ocho horas y realzará las ventajas de dar a los colaboradores, dentro de las empresas, la autoridad para tomar decisiones rápidas.

03-09-2016

EMPRESARIOS

El IDE Business School, Escuela de Negocios de la Universidad de Los Hemisferios, pone en marcha su Programa para Futuros Empresarios (PFE). Está dirigido a estudiantes universitarios de pre-grado que tengan como objetivo dirigir una empresa, en respuesta a un mundo en el que cada vez más jóvenes desean convertirse en sus propios jefes.

El Universo

Agosto 8, 2016

En busca de aliados para hacer viviendas

Más de $ 120 millones se invertirían en edificar viviendas en Quito y Santo Domingo de los Tsáchilas, dentro del concurso que busca aliados estratégicos de la Empresa Pública Nacional de Hábitat y Vivienda.

Su gerenta, Montserrat Benedito, explica que la empresa no desarrolla directamente los proyectos: “Se trata más bien de asociarse con expertos, con los promotores privados, nosotros solo aportamos el terreno”.

El primer concurso que se pone en marcha se desarrollará en San Carlos, San Gregorio, Ninallacta, La Betania, Pacarillacta B, Pacarillacta C1 (Quito), y Bellavista (Santo Domingo).

El presupuesto referencial es de $ 121 millones, el predio representa 5% o 10%. La alianza se firmaría en septiembre.

El Expreso

Agosto 8, 2016

El país intenta desenterrar tesoros

Hay riqueza. El país ve, por primera vez, la oportunidad sólida de la minería a gran escala. Tras varios intentos fallidos, Ecuacorriente y Lundin Gold ofrecen explotación de recursos en 2018 y 2020, respectivamente.

Lundin tiene las expectativas más altas. El yacimiento Fruta del Norte es uno de los descubrimientos de minerales más importante, a escala mundial, de los últimos 20 años. Hay estimadas 4,8 millones de onzas de oro. Una razón de sobra, dicen los moradores de Zamora, para iniciar la producción.

Esa cantidad es enorme si se compara con la producción anual que tiene el país. Según datos del Banco Central, en 2015, la producción del metal dorado llegó a 6.182 kilogramos. Cerca de 218 mil onzas.

Las mismas cifras indican que el historial de extracción es bajo. En 2013 se alcanzó el récord histórico de 8.676 kilogramos. Desde 2005, el promedio nacional es de 5.587 kilos.

Para mejorar las cifras solo falta el visto bueno gubernamental. El jueves 28 de julio, Lundin entregó el estudio de Impacto Ambiental al Ministerio de Ambiente para que expida una licencia. Es el último requisito antes de firmar el contrato de explotación.

Esta parte del proceso genera preocupación. Expertos explicaron que la entrega de esa licencia es uno de los puntos que más tarda dentro del Estado. Los trámites burocráticos aún son un problema para el minero, dicen.

Diósgrafo Chamba, exdirector de la Agencia de Regulación y Control Minero y titular del Observatorio Minero, cree que desde 2013 hay un esfuerzo del Gobierno por impulsar la explotación a gran escala. Ambiente, sin embargo, podría frenar esa “buena voluntad” por la lentitud en el trámite.

Osman Poma, docente del Departamento de Geología y Minas de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), está de acuerdo y agrega otras limitantes. Hay sectores de la ciudadanía, dijo durante una capacitación sobre minería, en Zamora, que se oponen a la actividad por desconocimiento y mala información. Como técnico sugiere que el discurso político no entre en el debate de la extracción de recursos.

Con él coincide Nathan Monash, vicepresidente de sostenibilidad de negocios de Lundin Gold. Él espera que las posturas antimineras no retarden la firma del contrato de explotación en Fruta del Norte. Ese paso, para cumplir con los cronogramas de la empresa con raíces canadienses, debería cumplirse, máximo, en el inicio del próximo año. De esa forma, dijo el empresario, la producción iniciaría en marzo de 2020.

¿Qué gana la provincia de Zamora? Lo primero que destacan las empresas es la generación de empleo. Lundin ofrece 2.000 trabajos en el punto más alto de la construcción de la mina bajo tierra. Ecuacorriente, a cargo del proyecto Mirador, ofrece unas 3.000 plazas.

María Chamorro espera esa promesa. Su sobrino de 20 años ya labora con Lundin y tiene buenas referencias. Ángel Girón también es uno de los 204 empleados que actualmente tiene esa minera. El obrero pide velocidad para que sus hijos y hermanos también sean parte del proyecto.

Lundin y la china Ecuacorriente son las primeras dos empresas que inician grandes proyectos. Ambas deben cumplir con la entrega de regalías anticipadas al Estado. Lundin, por ejemplo, dará 25 millones de dólares cuando firme el acuerdo de explotación.