Boletín 187: Ecuador, emprendedores y recursos naturales

Econ. Eduardo Santos Alvite, Centro de Investigaciones Económicas Colegio de Economistas de Pichincha. 

Ecuador en el escenario mundial es uno de los países más biodiversos, la vida que da vida; es curioso, por decir lo menos, que en el país recientemente se adquirió una conciencia plena al postular en la Constitución los Derechos de la Naturaleza; sin embargo, hay una gran deuda en las ciencias sociales sobre el rol de la humanidad en sus esfuerzos de emprendimiento frente a los recursos naturales, lo cual es una constante en los países en desarrollo y en particular en América del Sur que tiene la mayor biodiversidad en este pequeño planeta azul, la Tierra, el único con vida en el hasta ahora universo conocido. No es que se desconozca el prodigio de la industrialización que es tan reciente, ni siquiera alcanza los tres siglos a partir de 1750 ni tampoco los grandes cambios científicos y tecnológicos que nos hacen presumir que se vive en la era del conocimiento sino que lo que se trata es de investigar como en la formación histórica los recursos naturales y los emprendedores que giran en su entorno han sido sin duda el patrimonio más existencial para nuestro desarrollo.

En el siglo XIX y comienzos del siglo XX la llamada pepa de oro, el cacao, sobre todo el de aroma, posicionó al Ecuador como el primer exportador en el mundo, después se dio la tragedia de las plagas y enfermedades como la monilla y la escoba de la bruja, que dejaron atrás esta historia espectacular que fue el inicio del descubrimiento de una de las cuencas más fértiles de mundo, la fabulosa Cuenca del Rio Guayas, ahí está el origen del país más poblado en densidad de América del Sur, que después consolida esta trayectoria con la mejor de las artesanías los sombreros de paja toquilla particularmente en Manabí y la historia del banano que hace que un cruce de camino como Santo Domingo de los Colorados sea ahora la cuarta ciudad del país; también, hay que rendir tributo al arroz básico para el consumo interno y la azúcar. En estas historias singulares cabe recordar como el Ecuador hizo frente a sus rivales tradicionales en materia de banano de Centro América, cuando en una historia sin paralelo en pocos meses el país cambio el Gros Michel por la variedad  y la provincia del Oro se convirtió en la provincia del banano y Ecuador sigue hasta ahora siendo el primer exportador.

Detrás de estas historias singulares hay una historia única de emprendimientos realizados por ecuatorianos tanto en la dimensión de empresarios como de trabajadores, sin desconocer que en la conexión internacional tuvieron señalado papel las trasnacionales en especial en el banano pero es una historia distinta a la de Centro América donde esas empresas estuvieron presentes de manera predominante. Cabe preguntarse por qué existe un gran vacío para proyectar la historia de los emprendimientos en torno a los recursos naturales donde también existen una historia especial en materia de camarones en cautiverio donde Ecuador se ubica en el cuarto lugar en el mundo.

No menos importante en este país biodiverso es la dimensión del turismo, al tener paisajes excepcionales solo comparables a Suiza y playas encantadas en aguas templadas como corresponde a la mitad del mundo. En pocos kilómetros se va desde las nieves eternas como el Cotopaxi uno de los volcanes activos de mayor esplendor hasta el embrujo del declive de los Andes hacia la inmensidad de la Cuenca del Amazonas, o hacia la costa en el punto equidistante entre los diferentes continentes. No menos significativo es el hecho cultural de que Quito, donde las casas suben por los cerros hasta llegar al cielo, primer patrimonio cultural de la humanidad con Cracovia, tiene en Cuenca otro patrimonio cultural y Galápagos es el primero patrimonio natural y la ciudad más importante Guayaquil no solo es la perla del Pacífico sino que es su puerto principal.

En ningún lugar se vuelve más urgente el superar la asignatura pendiente, en Ecuador entre recursos naturales, emprendimiento y desarrollo.

Todo lo anterior en el contexto de la memoria histórica, que el conocimiento como sabiduría es milenario, desde que Prometeo les robo el fuego a los dioses; mientras que el conocimiento como ciencia aplicada, no cuenta con más de cinco siglos desde el renacimiento y la revolución industrial 1750. A la final lo único importante para la humanidad es preservar la naturaleza, la demografía y los recursos naturales, lo demás aunque importante es accesorio.

 

Nuestra Sede:

Calle Iñaquito N 35 37 y Juan Pablo Sanz
Telfs.: 2455 200 / 2457 466
ecocol@uio.satnet.net

Síganos en Facebook:

 

Desarrollo y Diseño por:
Mentha Marketing Digital