BOLETÍN 157: APORTES PARA REORIENTAR LA ECONOMÍA NACIONAL

Eco. Luis Luna Osorio MBA

El Directorio del Colegio de Economistas de Pichincha me solicitó que, el Día del Economista, presente el Discurso de Orden. Este texto es un extracto de lo dicho.
Pretendo dejar un mensaje importante para todos. No trataré sobre las aprendidas y las nuevas teorías económicas, porque, por experiencia, tienen poca capacidad para explicar y aportar a la solución de los fenómenos económicos y sociales de este país, en donde la imaginación de los escritores de novelas truculentas se queda corta, por la forma de ser y actuar de los caudillos, la indigna sumisión calculada de sus huestes, las tramas delictivas de altos funcionarios, el descontrol por el dinero de los contralores, las compras de conciencias por empresas millonarias, las refinerías que parecen campos de fútbol, la ciudad del conocimiento que muestra edificios hechos sin conocimientos, las millonarias deudas públicas que no se registran como tales.
No analizaré en detalle la década pasada, porque lo he venido haciendo desde el año 2009, en tres libros y 156 boletines quincenales, dolido y sorprendido porque el pueblo aprobó la Constitución 2008, sin leerla ni entenderla y dando paso al estatismo, al presidencialismo de poder ilimitado y a la corrupción.
Plantearé lo que nos interesa a todos, aquí y ahora, porque está en alto riesgo el futuro de nuestros hijos, nietos y en mi caso, de un bisnieto.
Hoy, 23 de noviembre de 2017, este país, digno de mejor suerte, se halla como barco atacado por una fuerte tempestad, que hace agua en medio del océano, cuyo capitán tiene la seguridad de que hay motín a bordo, pero no identifica todavía qué marineros están a favor y cuáles en contra, y demora la toma de decisiones claves para salvar la vida de los navegantes y la nave, muy estropeada y casi a la deriva, mientras dialoga con tirios y troyanos.
El Ecuador, que pudo haber tenido la mejor década de su historia republicana, con bienestar para toda su población y metas altas de desarrollo, sufre varias crisis. Crisis política, crisis económica, crisis social y crisis moral; y, si gobierno y ciudadanos no actuamos en conjunto para evitar el naufragio, se hundirá en poco tiempo, por ausencia de inversión, producción, empleo, exportación.
Tal como están las cosas, las perspectivas para los próximos años no son halagüeñas y muestran las dificultades que deberemos enfrentar, si queremos salir, con gran esfuerzo y sacrificio, del pantano de la supuesta “década ganada”, la corrupción, la mesa servida, las mentes lúcidas para el fraude y el robo.

Las proyecciones elaboradas por el Fondo Monetario muestran crecimiento del 0,2% del PIB nacional en el 2017 y una situación parecida en el 2018, lo que traerá conflictos entre el gobierno y las masas de ciudadanos que perderán su ya deteriorada situación actual y retornarán a la pobreza, conscientes de que la “revolución” solo le sirvió a una camarilla de “socios listos”. También la proyección del PIB 2017 – 2021 tendría una tasa apenas superior al 1,5%, lo que significa que el país avanzará a paso de tortuga, si el presidente y el gobierno no actúan pronto en su “cirugía mayor” ofrecida, que no empieza.

Debemos recordarle al presidente, que ya se le fueron de las manos 6 meses de su periodo y que, como siempre sucede, otros 12 meses, los finales de su ejercicio, estarán dominados por una dura campaña electoral. Además, hasta el día de la consulta, posiblemente en febrero de 2018, hay 2 o 3 meses más. En consecuencia, le quedan 28 meses efectivos para empezar a cambiar el rumbo del país y no puede perder más tiempo sin decidir un acertado rumbo económico, diferente en 180 grados al que se tuvo por 10 años de ingrata recordación.

También debemos decirle al presidente, que no le conviene continuar con el mismo equipo económico que llevó a la ruina al país, que obedeció a su líder… y posiblemente le sigue obedeciendo. Ese equipo le ha hecho mucho daño, en este mes, al sugerirle enviar a la Asamblea un pésimo proyecto de Ley de urgencia económica, que hay que modificar radicalmente en muchos temas. Señor presidente, no duerma con el enemigo. Le puede quitar el soporte necesario para gobernar, y generar una catástrofe nacional.

Las conquistas sociales decididas y en ciertos aspectos logradas en los diez años anteriores, se verán seriamente afectadas por la crisis nacional de los próximos años y mucha población volverá a la situación previa al 2007, de falta de empleo, bajos ingresos y pobreza. Eventualmente, las migraciones campo – ciudad y país – exterior, aumentarán significativamente.

El comercio exterior seguirá dando saldos negativos anuales, en vista de que las exportaciones petroleras solo crecerán por volumen si aumenta la producción exportable y porque el precio mundial del barril de crudo posiblemente no subirá de 50 dólares; segundo, porque las exportaciones no petroleras sufrirán los embates de la apreciación del dólar, el costo elevado de la mano de obra y de las materias primas importadas, los nuevos impuestos, sin que hayan inversiones en proyectos competitivos; y, tercero, porque las importaciones no podrán bajar en valor y cantidad, debido a la necesidad de mantener en funcionamiento la actividad económica, mientras el contrabando crecerá.

La inconsulta “tasa” sobre las importaciones, vigente desde el 13 de noviembre de 2017, no es una tasa, porque no se cobra por un servicio efectivo y concreto, es un impuesto y va contra los compromisos del gobierno en la OMC y en la CAN, aparte de que provoca reacción en los principales socios comerciales y hace perder competitividad a la producción nacional, cuando lo que se necesita es exportar. No se entiende que el componente importado de las exportaciones nacionales, en promedio, es del 50% y en ciertos sectores, llega al 80 y al 90%.

Para corregir la situación nacional, el gobierno debe modificar urgentemente sus objetivos políticos de largo plazo, y adoptar un marco legal y una política económica muy diferentes, con el fin de dar seguridad jurídica a la población y facilitar la canalización del ahorro nacional y la inversión extranjera hacia proyectos de magnitud, que hagan posible explotar racionalmente los recursos naturales, incrementar y diversificar la producción industrial y de servicios, acrecentar de manera sostenida la exportación y, sobre todo, generar suficiente empleo bien remunerado, cuando la mitad de la PEA no tiene empleo digno.

Decisiones importantes inmediatas deberían ser:
a) cambiar a todos quienes fueron funcionarios del gobierno anterior, en cualquier cartera o cargo ministerial, porque fueron siempre obedientes a los designios de Correa; y, nombrar profesionales honrados y con experiencia, capaces de evitar que el país zozobre;
b) efectuar lo más pronto la Consulta Nacional y lograr que gane el sí a las preguntas del presidente, para que él tenga el respaldo suficiente y duradero de la población, que le sirva para ejecutar un Plan de Gobierno cuyo objetivo principal sea el desarrollo nacional y no la aparente redistribución de una riqueza cada día menor para cada persona;
c) ejecutar el presupuesto estatal del año 2018 y el programa 2018 – 2021, practicando la austeridad y abandonando la tendencia a hacer del Estado un mal empresario, que gasta plata que no tiene. Para aumentar los ingresos, cobre a los contribuyentes que le deben al Estado, amplíe la base de contribuyentes, racionalice los subsidios, reduzca la burocracia;
d) Resulta preocupante que el gobierno ignore que el país está inmerso en la globalización; y que, con respecto a ella, las llamadas “grandes empresas nacionales” son micro o pequeñas empresas a las que hay que ayudar, no exprimir tributariamente, porque su fortalecimiento irradia desarrollo hacia las otras empresas del país, que necesita inversión privada en sociedades anónimas abiertas, mejor tecnología, producción industrial, modernización de los servicios públicos, exportaciones y sobre todo, empleo digno para la mayoría de la población;
e) Hay que generar condiciones de credibilidad de los inversores nacionales y extranjeros en la estabilidad del marco legal para las empresas; entre esas condiciones, renegociar o negociar acuerdos de protección recíproca de inversiones con los países que sea necesario hacerlo, Esta será una garantía para los inversionistas que se interesen por ejecutar proyectos de magnitud importante en el país;
f) En cuanto al gasto corriente, reducir, a lo estrictamente necesario la estructura institucional estatal y acabar con el clientelismo y el exceso de procedimientos y trámites, para que se desinfle el Estado obeso y se ahorre en gastos burocráticos. No se trata de eliminar profesores, médicos y policías; sí, de reducir la planta de burócratas familiares y amigos de las autoridades, que han llegado sin concurso y calientan puestos;
g) llevar a la mínima expresión la inversión pública, dedicándola a completar proyectos que se hallen inconclusos y se consideren de gran importancia para el país, y empezar solo los que sean imprescindibles;
h) renegociar la enorme deuda pública de cerca de 70 mil millones de dólares, para reducir el costo financiero, diferir los pagos todo lo posible y eliminar condiciones costosas, como la de que se ejecuten ciertos proyectos “llave en mano”, lo que ha significado “lleva … tío o hermano”;
i) dejar de utilizar al Banco Central como canal de flujo millonario de recursos privados hacia el gasto gubernamental y pagar al IESS la cuantiosa deuda determinada por la Contraloría;
j) no utilizar el dinero electrónico como mecanismo para que el gobierno cree recursos financieros sin base real y haga peligrar la dolarización;
k) mantener vigentes las políticas y acciones de carácter social dirigidas a los grupos con mayores problemas de vida: infantes, niños, viudas, ancianos, discapacitados, ampliando su cobertura, si ello es posible.
l) orientar el monto y el destino de los subsidios, para evitar que se beneficien de ellos quienes no los necesitan y en cambio, asignar mejores beneficios a quienes sí requieren del apoyo estatal. La gasolina super debe subir a su precio internacional; el gas, excepto para la mitad más pobre de la población, debe alcanzar gradualmente su nivel internacional:
m) definir medidas enérgicas de disuasión o castigo para la corrupción y delitos que provocan el lavado de activos. Las penas para los ladrones de los fondos públicos deben ser muy superiores a las de otros delincuentes, incluyendo la obligatoria devolución de lo robado y multa muy alta, sin que quepa prisión domiciliaria, rebaja o indulto para ninguno, joven o viejo;
n) diseñar una estrategia de desarrollo nacional de largo plazo, debidamente fundamentada, con objetivos y metas exigentes para este gobierno y los próximos, los centros de educación, los empresarios y los trabajadores;
o) asignar prioridad al mejoramiento de la competitividad de la producción agropecuaria y agroindustrial, puesto que el país depende en alto grado de ella para su alimentación y la obtención de divisas;
p) priorizar el cambio de la matriz productiva, de primaria a industrial y de servicios modernos, pero no vía megaproyectos estatales, sino mediante proyectos del sector privado con miras en el mercado internacional;
q) terminar la construcción de la autopista Quito – Guayaquil, a fin de que sirva como columna vertebral de un conjunto de vías provinciales, que den velocidad y seguridad al transporte terrestre, abaratando los fletes;
r) reducir los costos del transporte marítimo y aéreo internacional, mediante el mejoramiento sustancial de las condiciones de los puertos, que tienen que prestar sus servicios a tono con la operación de los grandes barcos que pasan desde julio de 2016 por el Canal de Panamá. En ese sentido, son muy importantes los puertos de Manta y Posorja.

Otras acciones, a desarrollar antes del año 2021, deberían ser:

a) convocar, luego de realizada la Consulta Popular, una Asamblea Constituyente, que apruebe una nueva Norma Suprema que corrija graves errores de la actual Constitución, supere el estatismo, el presidencialismo y la autarquía; confirme la existencia constitucional de las tres funciones clásicas del Estado; modifique la forma de designación del Contralor y los otros altos funcionarios del Estado; y, elimine la reserva para el Estado de los sectores estratégicos;
b) derogar o reformar varias de las numerosas leyes orgánicas vigentes, que fueron diseñadas para darle mayor poder al Estado, a Correa y sus amigos, creando controles excesivos sobre las actividades privadas;
c) crear y desarrollar el vínculo Estado, universidades y empresas privadas, para avanzar en los campos de la ciencia y la tecnología, sin soñar en saltos a lo Silicón Valley, que aquí resultaron carísimos saltos al vacío;
d) poner los sistemas de educación básica e intermedia a la altura de estos tiempos velozmente cambiantes, corregir los serios problemas de las leyes de Educación y de Educación Superior, desideologizar la formación de niños y jóvenes, aportar a su formación ética y cívica;
e) desarrollar con urgencia todas las acciones necesarias para que el país actúe en el concierto internacional con total credibilidad. Suscribir acuerdos comerciales que beneficien al país, con Estados Unidos y otros;
f) promover los intereses nacionales en el mundo, con el fin de lograr la confianza en su sistema político, la atracción de inversiones y turismo. Para ello, mejorar las condiciones del servicio exterior y devolver a la Cancillería su profesionalidad, reduciendo la cuota de embajadores a la carrera; respetando el escalafón y devolviéndole a la Academia Diplomática el rol de formadora y capacitadora de funcionarios de carrera;
g) evaluar la participación nacional en la integración latinoamericana, para fortalecer los lazos políticos y revertir los pésimos resultados económicos;
h) defender, por los medios diplomáticos y con la fuerza naval, la soberanía sobre el mar ecuatoriano, que contiene enormes riquezas de pesca y otros tipos y cuya extensión es mucho mayor que la del territorio nacional;
i) proteger, especialmente a los niños y adolescentes, de la delincuencia en general y de la internacional organizada, que trafica con órganos humanos y personas, induce al consumo de drogas, obliga a practicar la prostitución, fomenta la pornografía, practica el lavado de activos, ve en los migrantes una fuente de riqueza, estimula el contrabando, compra conciencias.

Los invito, queridos colegas y amigos, a mejorar mis propuestas o sugerir otras políticas y acciones que crean útiles al desarrollo nacional. Trabajemos por construir un nuevo país, hasta el día en que demos el último suspiro, no aportando con un granito de arena, sino sembrando una semilla que algún día produzca un árbol sano e imponente, frutos numerosos, cosecha satisfactoria.

El Colegio de Economistas de Pichincha ya le ha comunicado al presidente Moreno, en dos oportunidades y por escrito, valiosas sugerencias para el cambio de la política económica. Además, está dispuesto a contribuir con nuevas ideas y acciones para que el país salga adelante y su población mejore sustancialmente sus condiciones de vida. Que su mensaje cale en ustedes y se proyecte en acciones inmediatas, prácticas y multiplicadoras del desarrollo.

Felicito a Polibio Córdova Calderón, Fabiola Cuvi Ortíz, Nelson Maldonado, colegas merecidamente condecorados por el Colegio, por su loable trayectoria de vida.

Para finalizar, solicito que la Comisión Anticorrupción proponga a la Asamblea Nacional que todo ciudadano, al cumplir los 18 años de edad y cada 5 años después, declare su patrimonio y el Estado se encargue de cruzar datos y verificarlos, pues hay personas con sueldos bajos que, en pocos años de trabajo, gozan de buena residencia, autos, casas de playa y vacaciones en Europa.

Por mi parte, como lo he hecho varias veces con juramento, puedo declarar cualquier día la historia y el valor de mi patrimonio. También puedo garantizar los patrimonios de mis hijos, mis hermanos y sus descendientes, porque pertenecemos a una familia incapaz de hacer o aupar actos contrarios a la ley, o de beneficiarse de las altas funciones con poder, que, en mi caso, las tuve en el Estado, el sector privado y como funcionario internacional.

No solo soñemos en un Ecuador mejor, aportemos para que lo sea muy pronto.

POR FAVOR, SI LE INTERESAN LAS RELACIONES INTERNACIONALES Y EL COMERCIO EXTERIOR, COMPRE Y LEA EL LIBRO “ECONOMÍA INTERNACIONAL Y DE AMÉRICA LATINA, de Luis Luna Osorio y Claudia Marcela Bastidas. Edición 2017. Precio: USD 25 cada ejemplar de 608 páginas y un CD.

EN NAVIDAD REGALE UN LIBRO. Ese libro debería ser: ECUADOR: VISIÓN DE LAS CRISIS 2014 – 2017, con los artículos 72 al 141 de mi autoría, publicados en este Blog. Precio: USD 10 cada ejemplar de 485 páginas. Edición 2018

LOS DOS LIBROS LOS ENCUENTRA EN LAS MEJORES LIBRERÍAS, EN EL COLEGIO DE ECONOMISTAS DE PICHINCHA Y EN QUITO, SOLICITANDO AL TELÉFONO 0999 726 954

Nuestra Sede:

Calle Iñaquito N 35 37 y Juan Pablo Sanz
Telfs.: 2455 200 / 2457 466
ecocol@uio.satnet.net

Síganos en Facebook:

 

Desarrollo y Diseño por:
Mentha Marketing Digital